MAYOR RESISTENCIA A LA INTEMPERIE

Se sabe que todas las resinas derivadas del petróleo son degradadas con el tiempo por la luz ultravioleta y los agentes atmosféricos. Lo anterior nos obliga, si se quiere fabricar piezas de buena calidad y alta duración, a considerar el uso de los mejores materiales disponibles, emplear óptimos procesos de aplicación y a considerar que las piezas en P.R.F.V., como todo en este mundo,  necesitan mantenimiento.

La mayoría de las piezas están elaboradas en dos partes fundamentalmente: el gel coat y el laminado estructural. El gel coat es el responsable de darle a la pieza la parte estética, color, brillo y además proporciona la protección e impermeabilidad a la parte estructural del compuesto (resina/fibra de vidrio). Cuando la pieza no tiene gel coat, la fibra queda muy superficial y con el tiempo, por la capilaridad de esta, penetra el agua al interior del laminado dañando la estructura de la pieza y en consecuencia se acorta la vida útil del producto.

resistencia a la intemperie

Para la intemperie, donde la mayoría de piezas requieren de brillo y colores estables en el tiempo, se debe empezar por seleccionar el mejor gel coat disponible. De acuerdo con lo expuesto en el artículo anterior “El blíster o Ampollamiento”,  un buen balance entre color e impermeabilidad se obtiene con el gel coat Isoftálico con Neo pentil glicol. Claro esta que si la pieza no está en contacto permanente con el agua, se puede utilizar un gel coat isoftálico. Ambos productos, se consiguen comercialmente, ya preparados y listos para su uso y traen en su formulación los filtros solares que van a proteger el polímero de la degradación ambiental (el daño no se elimina pero si se hace más suave, lento e a veces imperceptible).

mayor resistencia a la intemperie

Igual de importante son los pigmentos que se van a emplear. Nada se logra con un buen gel coat cuando el color se obtiene con pigmentos de mala calidad, con poca solidez a la luz ultra violeta, bajo poder cubriente y en general, no aptos para ser expuestos al sol y a condiciones de intemperie.

Lamentablemente en nuestro medio, todavía se encuentran fabricantes de bañeras, tinas de hidro masaje y elementos sanitarios, que además de preparar el gel coat con la resina que emplean para laminar el refuerzo, entonan el color con esmaltes o lacas arquitectónicas. Esto es una mala práctica que daña la calidad e imagen de nuestro material y que paulatinamente ha desacreditado aplicaciones importantes de la fibra de vidrio en nuestros países.

Los acabados que cumplen inicialmente con la estética requerida (lo primero que aprecia el cliente al comprar y a su vez mostrará la duración de la pieza en el tiempo), no duran mucho pues se decoloran y manchan. Los colores rojos terminaran rosados, el azul oscuro se aclarará, el azul claro con el tiempo se volverá blanco, etc. Para evitar este tipo de inconvenientes y garantías posteriores, se recomienda emplear las mejores pastas pigmento que se puedan conseguir, aunque tengan un mayor costo.

pigmento

Es importante además, catalizar el gel coat con un catalizador, mek peróxido especial para gel coats o al menos, un producto que tenga bajo contenido de agua. Este detalle se traducirá principalmente en películas de gel coat con menor porosidad, mayor dureza y brillo.

El método de aplicación del gel coat para este tipo de piezas expuestas a la intemperie es igualmente  importante y juega un papel determinante en la calidad final. El gel coat se debe aplicar tal como llega de fábrica, sin adicionar ningún solvente, con pistola de aspersión, de alta o maquina aspersora, con un espesor de película controlado, uniforme y calibrado (medido con galga para espesor húmedo) y en lo posible, igual en todas las partes de la pieza.

mayor resistencia a la intemperie gel coat

La aplicación del gel coat a brocha no es pertinente en este tipo de piezas, produce espesores disparejos lo cual da como resultado propiedades desiguales, fragilidad en zonas de mucho espesor, curado deficiente en zonas delgadas y en general, problemas posteriores.

Vale la pena hacer la inversión en mejorar el proceso de aplicación del gel coat, parte fundamental de la pieza, con la compra de  compresor, la adecuada pistola de aspersión de alta, galga para medir el espesor de película Húmeda, dosificadores de mek, etc., para descartar problemas futuros, reclamos o garantías. Estos equipos son muy duraderos si se tratan bien y se hace el debido mantenimiento además, muestran qué tan profesional es el fabricante de las piezas en P.R.F.V.

CUANTO VALEN NUESTRAS PIEZAS

Una vez terminada la pieza, por lo general se le da el acabado final al producto. El proceso consiste en brillar la pieza con un compuesto pulidor fino y una máquina polichadora. Esta operación se puede mejorar con la aplicación de un producto pulidor sellador, similar al TR 510. Con él se produce en la pieza una película hidrófuga durable de alto brillo que proporciona una excelente protección contra la intemperie.

Seguramente con las recomendaciones anteriores, nuestras piezas sometidas a la intemperie, van a tener una mejor duración. Además de lo anterior, se debe instruir a nuestros clientes sobre el manejo y la necesidad de hacer mantenimiento a las piezas con regularidad.

En cuanto al manejo, es importante hacer énfasis en que no es bueno lavar las piezas con esponjillas de alambre que pueden rayar, productos de limpieza fuertes que pueden decolorar y se debe evitar producir golpes, sobre todo con objetos corto punzantes que afectan la impermeabilidad de la pieza. En cuanto a las piscinas, la adición de los químicos para el tratamiento del agua debe hacerse siempre diluyendo el producto en un poco de agua antes de adicionar la mezcla al agua de la piscina. El cloro puro mancha irreparablemente el gel coat de la pieza.

Referente al mantenimiento regular, existe entre los consumidores el concepto de que las piezas de fibra de vidrio no necesitan mantenimiento y esto no es cierto. La polución, la lluvia ácida, el polvo y mal manejo de los usuarios terminan por dañar la apariencia, color y brillo de las piezas.

En lo posible se debe hacer mantenimiento cada seis meses o al menos cada año. Las piezas sometidas a la intemperie se deben lavar con un detergente suave, reparar los posibles desperfectos o grietas, si es necesario, billar con polichadora y un compuesto pulidor medio/fino y encerar/sellar la superficie. Este procedimiento asegura una larga vida a los elementos fabricados en P.R.F.V.

Las reparaciones se deben dejar secar un tiempo prudente antes de colocar la pieza en servicio, para evitar la decoloración del gel coat por la humedad.

El ingreso económico de nuestros países nos obliga a que las piezas sometidas a la intemperie deben durar un buen número de años antes de ser cambiadas. Por tal motivo y para acreditar además nuestra empresa, se debe hacer el esfuerzo para asegurar la calidad de los materiales empleados, mejorar procesos y equipos de aplicación, todo ello para ofrecerle al cliente piezas con la mejor calidad y duración posible.

imagenes tomadas de google/imagenes

1 comment on “MAYOR RESISTENCIA A LA INTEMPERIE”

  1. luis Fernando Restrepo Arango Responder

    Muchas gracias por el articulo. Buen aporte para alcanzar la tecnificacion del gremio.

    Cordial saludo.

Responder a luis Fernando Restrepo Arango Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *